E2CO2cero por la construcción sostenible

A veces ocurre por desconocimiento. Otras veces porque resulta más sencillo hacer las cosas de la manera más rápida y sin considerar aspectos “secundarios”. Ocurre en muchos campos, pero ha ocurrido especialmente en ese sector que entró en declive al desinflarse la burbuja: el sector de la construcción.

A nivel mundial, la construcción es responsable del 40% de las emisiones de CO2 a la atmósfera, del 60% del consumo de materias primas, del 50% del consumo de agua y del 35% de los residuos generados. Junto con la alimentación y el transporte, conforma la trilogía de ámbitos de consumo ciudadano que suponen el 70% del impacto que causamos en el medio ambiente.

Como hábitos de consumo que son, los ciudadanos podemos actuar sobre ellos con la responsabilidad y ética que se nos presupone. Pero generalmente es sólo cuando atisbamos, los cada vez más frecuentes, efectos negativos del cambio climático (que se reflejan en forma de fenómenos meteorológicos exagerados como olas de calor, aumento del nivel del mar, lluvias torrenciales e inundaciones, sequías, etc.), cuando tomamos conciencia y sentimos la necesidad de actuar.

En un sector como es la construcción, con una elevada incidencia ambiental y con una imperiosa necesidad de reinventarse, es fundamental actuar en la raíz. Por esta razón, hoy en día se habla más que nunca de estrategias de ecodiseño y también de Huella de Carbono, un sistema reconocido internacionalmente que permite obtener una radiografía del perfil ambiental de cada edificio antes de que se construya.

A través de la Huella de Carbono conocemos las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que derivarán de cada fase constructiva: de la extracción, de la fabricación, del transporte, de los diferentes materiales empleados, así como las emisiones derivados de la ejecución del edificio y de su funcionamiento. De este modo, conociendo los puntos fuertes y débiles de antemano, se pueden identificar las oportunidades de ahorro energético y económico para la reducción de emisiones.

En este contexto nace E2CO2cero (‘www.e2CO2cero.com’). Una solución en forma de software que permite a los proyectistas de edificios calcular la Huella de Carbono y la Energía Embebida de cada proyecto de edificación y conseguir construcciones más sostenibles y responsables. Esta innovadora herramienta nos ayuda a conocer y elegir los materiales más sostenibles, los que conllevan un menor consumo energético para su fabricación y los que afectan menos al cambio climático, ayudando a minimizar los impactos ambientales que se generan durante la ejecución de la obra, entre otros aspectos.

La herramienta E2CO2.0 además, se anticipa preparando al sector para los cambios inminentes y el nuevo marco legal que se avecina. En la actualidad, la Directiva Europea sobre Eficiencia Energética de Edificios establece que para el año 2020 los nuevos edificios que se construyan deberán tener un consumo de energía casi cero. Esto implica que, para ese año, su balance de emisiones de CO2 durante el uso del edificio deberá ser igual o muy cercano a cero.

Muy previsiblemente, después esta primera fase de reducir las emisiones de CO2 durante el uso de los edificios, el siguiente paso en el futuro de la construcción sostenible pasará por reducir las emisiones asociadas a la propia construcción de los edificios y a los materiales que lo conforman. Ahí es donde E2CO2cero se posiciona como un sistema innovador para poder adelantarnos a lo que está por llegar y colocar a nuestro país a la cabeza de la construcción sostenible.

Fuente: Ecoticias

La Semana de la Construcción Eficiente pide mayor financiación para potenciar la eficiencia energética

Los ponentes que han participado en los congresos desarrollados en el marco de la Semana Internacional de la Construcción y Rehabilitación Eficiente, Sicre 2014, han puesto en evidencia la necesidad de una mayor financiación para potenciar la eficiencia energética, según ha informado Ifema en un comunicado.

La Feria, organizada por Ifema y en la que participan 320 empresas, ha sido inaugurada esta mañana por el Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá Polo, y cerrará sus puertas este sábado.

En el marco de la Feria se ha celebrado el Congreso de Edificios de Energía Casi Nula, organizado por Tecmared y el Ministerio de Fomento. Este congreso trata de abordar de forma integral todos los aspectos que conforman una edificación de alta eficiencia energética, tanto en obra nueva como en rehabilitación.

Durante su intervención, la secretaria general de CECODHAS Housing Group, Sorcha Edwads, ha asegurado que en España existen proyectos, soluciones técnicas, legislación suficiente y voluntad de edificar de forma energéticamente eficiente. Aun así ha advertido que faltan organismos intermediarios (públicos y privados) que ayuden a conseguir y gestionar la financiación procedente de Europa para los proyectos de eficiencia energética.

“A pesar de la coyuntura actual, los que en estos momentos estamos apostando por intercambiar conocimiento y experiencias, desarrollar e integrar nuevas ideas, soluciones y productos y, sobre todo, generar redes colaborativas en torno a los edificios y ciudades de consumo de energía casi nulo, estaremos muy bien preparados para afrontar esta evolución en el sector de la edificación y de la rehabilitación”, ha indicado la directora del Congreso de Edificios de Energía Casi Nula, Inés Leal.

También se ha celebrado el II Congreso de Estrategias para la Rehabilitación Eficiente de Edificios a cargo de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid, y de FENERCOM, Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid.

En su intervención, el Director General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid, Carlos López Jimeno, ha destacado las grandes oportunidades que ofrece la rehabilitación en el mundo tecnológico, empresarial, en la creación de empleo y la potenciación de la actividad económica, en el ámbito energético, en la reducción de la factura medioambiental e, incluso, en el área educativa.

El consejero del Director General de la Comisión Europea para la Energía, Samuele Furfari, ha señalado que Alemania, Italia y España “destacan claramente” sobre los demás países europeos en la consecución de objetivos en el ámbito de las energías renovables, “pero no ocurre lo mismo en el de la eficiencia energética, donde ninguna nación muestra una predominancia sobre el resto”.

La Semana Internacional de la Construcción y Rehabilitación Eficiente está integrada por Veteco, Salón Internacional de la Ventana y el Cerramiento Acristalado; SCS, el nuevo Salón Internacional de Soluciones para la Construcción Sostenible; y PIEDRA, la Feria Internacional de la Piedra Natural, que forma parte de SCS pero con identidad propia.

También se ha celebrado este miércoles el Circuito AURhEA, con una jornada sobre ‘los administradores de fincas y la rehabilitación en comunidades de vecinos”, con el fin de llamar la atención sobre la importancia de rehabilitar los edificios de viviendas.

Entre las múltiples jornadas celebradas este miércoles también destaca la I Jornada de Construcción Alimarket y el Foro Ventus, organizado por La Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO) sobre oportunidades del mercado iberoamericano para las empresas de construcción.

A la inauguración de la feria también han asistido el Director General de Arquitectura, Vivienda y Suelo, Juan Van Halen; el viceconsejero de Transportes Infraestructuras y Vivienda, y el director General de Infraestructura de la Comunidad de Madrid, Borja Carabante y Raimundo Hérraiz, respectivamente; el coordinador General de Gestión Urbanística, Vivienda y Obras del Ayuntamiento de Madrid, Juan José de Gracia; y el consejero delegado de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo, Fermín Oslé.

Por parte de Ifema han estado presentes el presidente de la Junta Rectora, José María Álvarez del Manzano; el presidente del Comité Ejecutivo, Luis Eduardo Cortés; el Director General, Fermín Lucas; y el director de Sicre, Raúl Calleja.
Fuente: La Vanguardia

REDUCE UN 80% EL CONSUMO DE ENERGÍA CON UNA CASA PASIVA

“Un edificio de alto rendimiento es aquel que utiliza poca energía para su explotación y esta energía proviene de fuentes renovables.”

Según la definición de Casa Pasiva en la wikipedia, “El objetivo de una casa pasiva es minimizar el uso de sistemas convencionales de calefacción y refrigeración aprovechando las condiciones climáticas y de asoleamiento de cada sitio. La expresión “pasivo” se usa para definir el principio de captación, almacenamiento y distribución capaz de funcionar solos, sin aportaciones de energía exterior y que implica unas técnicas sencillas, sin equipos.

Todo edificio se construye con el fin de cobijar y protegernos del ambiente exterior creando un clima interior. Cuando las condiciones del exterior impiden el confort del espacio interior se recurre a sistemas de calefacción o refrigeración.

Entre las medidas más eficaces se encuentra el ahorro de energía mediante el uso de aislamiento térmico. Pero la conservación de energía implica aislarnos del exterior, el diseño pasivo busca abrir el edificio al exterior de manera tal que pueda conseguirse un acondicionamiento natural.”

La versión refundida de la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios europea tiene por objetivo fomentar la eficiencia energética en los edificios, mediante las características térmicas del edificio, calefacción y agua caliente, aire acondicionado e iluminación, teniendo un consumo casi cero de energía.

Según el Plan de Eficiencia Energética de la Comisión Europea y eficiencia energética de los edificios, a partir de 2018, todos los edificios públicos y desde 2020 todos los edificios nuevos, tendrán que llegar a un nivel de rendimiento de “energía casi nula”.

casa pasivaEn una casa pasiva es posible calentar 170 m2 con solamente una estufa de pellet. Una peculiaridad de estas casas es que, no se abren las ventanas de la casa para ventilarla, ya que así se perdería el calor, y para que no se cargue el ambiente existe un sistema de ventilación. El espesor de las paredes de fachada está entorno a los 46 cm, siendo en su mayoría aislamiento.

“En la Casa Pasiva, se marca un máximo de 15Kwh/m2 para calefacción, contribuyendo al objetivo europeo.”

El coste de construcción de una casa pasiva puede ascender a un 5 o un 10 % más, que la construcción de una casa ordinaria, pero los ahorros en las facturas de luz y gas ascienden al 80%. Por lo tanto, la amortización de ese incremento del coste se realizará entre 5 y 10 años y a partir de ese momento todo será ahorro.

Passivhaus es un estándar en la construcción, surgió en una conversación entre profesores de la Universidad Land de Suecia. Un ejemplo de cómo es este tipo de vivienda, lo encontramos en un vídeo de casa pasiva en Jungitu a tan solo 8 km de Vitoria, emitido por eitb.com. También encontramos otro ejemplo de casa pasiva en Entreencinas, en este documento se muestran las diferencias entre las demandas energéticas de una vivienda convencional y las ventajas que presenta una casa pasiva.

“La casa activa tiene como objetivo crear un modelo equilibrado para la construcción que aúne diseño y rendimiento”.

También existe el modelo de casa activa, basada en una idea de que dan más de lo que reciben. Son edificios confortables, capaces de adaptarse al clima y respetuosos con el medio ambiente. Este modelo se centra en la energía, para que contribuya positivamente al balance energético del edificio.En otras palabras, este tipo de hogares son capaces de generar energía, mediante células solares que producen electricidad y calor; y con un sistema de triple vidriado hermético logra un buen aislamiento. Por tanto, el exceso de energía producida se vierte a la red. Además el clima interior crea una vida más sana y más cómoda para los ocupantes, teniendo en cuenta el medio ambiente, ya que tiene un impacto sobre este.

Fuente: Inarquia

Mujeres arquitectas

¿Merecen las mujeres arquitectas un premio aparte? ¿Es necesario segregar la profesión por géneros como en las competiciones deportivas?

 
Hace un año, por estas fechas, una entrada de este blog se refería al entonces nuevo premio ArcVisión que concede la cementera Italcementi a arquitectas vivas para reconocer el papel de las mujeres en la arquitectura. Dotado con 50.000 euros y con la posibilidad de investigar en las instalaciones y el laboratorio que Richard Meier construyó en Bérgamo como nueva sede de la firma, el premio busca, también en esta nueva edición, “destacar la visión femenina de la arquitectura, según esta cambia y se amolda a los nuevos modelos sociales y humanos de hoy en día”, ha declarado el CEO del grupo Carlo Pesenti.

 
Debo reconocer que a pesar de las reservas que mostré el año pasado, por lo que juzgué como un premio más oportunista que oportuno, he sido capaz de encontrar en la iniciativa cualidades positivas. Más allá de que una arquitecta tenga la posibilidad de investigar y consiga cobrar una cifra alta para la media actual de ingresos en la profesión, el premio da a conocer el trabajo de otras proyectistas de muchas partes del mundo, como prueban la selección de 21 profesionales de 15 países (de Egipto a Irlanda pasando por España, Marruecos, Tailandia y Suiza) o las cuatro finalistas de Austria, India, Chile y Portugal.

 

Sede empresarial en Oporto de Inés Lobo

 

Sin embargo, más allá de esa nueva luz sobre una realidad innegable, hay todavía dos cuestiones que resultan chocantes en un premio serio y este, por lo menos por la recompensa económica que ofrece (50.000 euros), por la trayectoria de la empresa que lo convoca y por la calidad del jurado que concita (de Louisa Houtton a Kazuyo Sejima), no cabe duda que tiene intención de serlo.
La primera me resulta inaceptable. Un premio para mujeres no pueden darlo solo mujeres. No tiene sentido que quien más ha reconocido el trabajo de sus congéneres siga haciéndolo en lugar de extender esa aprobación -y reconocimiento- a terrenos menos afines y más espinosos. ¿Se trata de informar sobre competencia real o de dar un premio de consolación? ¿Es este un galardón paralímpico o se compite entre quienes no necesitan apoyos para trabajar al mismo nivel? Más allá de esa intendencia, si se busca indagar en “los nuevos modelos sociales y humanos”, como han indicado toda la sociedad debe hacerlo, y no solo el matriarcado arquitectónico que, además, pudo hacer poco para perpetuar los defectos del modelo anterior.

 
El segundo tema espinoso es, por lo tanto, las contradicciones en la voluntad del premio. El año pasado anoté que era una lástima que este galardón hubiese elegido ser un broche cuando podría haberse convertido en un cambio. Y este año, discúlpenme, voy a volver a escribirlo explicando que, entre las cuatro finalistas, había posibilidades de cambio.

 
En medio de una transformación sin precedentes de la profesión de arquitecto y de la propia arquitectura –detectada además por esta compañía y reconocida en las palabras de su CEO-, ¿no querría Italcementi abrir una vía de reconocimiento más transformadora, de mayor repercusión incluso, si le parece lo más justo, de la mano de las mujeres?

 
El gran cambio de la arquitectura, -el que puede que las mujeres estén más preparadas para desarrollar o puede que no- está presente en los lugares en los que la arquitectura todavía puede significar cambio de vida. Y proyectistas que han quedado finalistas en esta convocatoria, como la austriaca Anna Heringer, lo representan mejor que nadie. De nuevo, sin menosprecio de las arquitectas seleccionadas ni de la ganadora, Inés Lobo -que trabaja, como ha reconocido el jurado, en diversas escalas integrando nuevos edificios en tramas urbanas existentes-, el trabajo bien hecho resulta poca cosa cuando está pendiente una gran transformación. Ese gran cambio de la arquitectura está por llegar, a mi entender, con su extensión por el mundo o con su extinción paulatina, para dar paso a dos posibilidades: ciudades más humanas o a una construcción descontrolada, poco sostenible y menos humanista y humanitaria. Esas son las opciones. Y entre quienes están transformando la profesión de arquitecto, no por casualidad, hay arquitectas sobresalientes.

 

Fuente: El País


Bookmark and Share